miércoles, 30 de junio de 2010

viernes, 25 de junio de 2010

fotos taller de la montaña



Curso de iniciación a la pintura telúrica

                                               
                                        ARTE DE LA MADRE TIERRA  


Fecha:
Viernes 27, Sábado 28, Domingo 29 de agosto de 2010
Lugar:
Taller de la Montaña(Sierra de Gredos)
Guijo de Santa Bárbara
Cáceres
Destinatarias/os:
Aquellas personas que deseen iniciarse en la creación pictórica con tierras, arenas, pigmentos naturales, gemas, cristales, materia orgánica perdurable etc.
Objetivos:
Familiarizar con el “material pictórico” que generosamente ofrece la Madre Tierra. Conectar con dicha entidad en el selecto entorno natural que brinda el Taller de la Montaña.
Potenciar la propia creatividad. Descubrir la variedad cromática, de texturas, incluso de aromas que nos brinda la pintura telúrica. Informar de las propiedades y beneficios de los elementos... y de la propia pintura.
Despertar la sensibilidad. Servir, de alguna manera, como punto de apoyo en el camino de la armonización interior.
Posibilitar la socialización en un grupo de inquietudes afines.
Incluye:
Nociones teóricas y prácticas. Recolección guiada de algunas tierras y materia orgánica perdurable. Material pictórico específico (diversas tierras y pigmentos, aglutinante, tablas, pinceles, cribas, etc.).
Alojamiento en casa rural. Transporte diario al taller si es necesario. Manutención completa. Refrigerios, infusiones. Pequeñas rutas guiadas a lugares emblemáticos. Material didáctico.
Invitación:
Descubre a los elementos, aprende a trabajar con ellos, inicia tu propio camino creativo en conexión con la Madre Tierra y tu interior.
Siente la fuerza del bosque con los primeros rayos de sol o al atardecer. Disfruta en silencio de la paz del Semicírculo Sagrado. Observa la limpia cúpula celeste nocturna cargada de galaxias.
Impregna también, si deseas, tu piel de tierras y lávate después en las aguas cristalinas del arroyo de las libélulas-hadas.
Descubre la magia de la pintura telúrica... tu propia magia.
Crea y crece.
Contacto:
Tf: 650561234

taller de la montaña





       tm

   Taller de la Montaña, nació hace varios años como espacio consagrado a la creación pictórica, en conexión directa con un enclave natural muy especial.
Está situado dentro de un área protegida de la Sierra de Gredos, en la comarca de La Vera, a 1160 metros de altitud.
Se encuentra rodeado de bosques de roble y castaño, praderas, regatos… y los picos con nieve gran parte del año, como escenario siempre inspirador.
Fue concebido como sala de exposición permanente de pintura telúrica y como lugar para el desarrollo de actividades.
Consta de un frontal acristalado abierto a la grandiosidad del valle y la montaña, suelo de madera y estufa de leña.
La finca tiene magníficos árboles, pradera, dos pequeñas albercas y rincones para el recogimiento.
Taller de la Montaña (y su entorno), también es un lugar abierto al encuentro personal y al contacto armónico con la Madre Tierra.


******

                                      
Tallel da Montaña, nacei fai varius anus cumu espaciu consagráu á creación pictórica, en conexión directa cun un enclavi natural mui especial.
Está situáu dentru de un área protexía da Serra de Gredus, na comarca de La Vera, a 1160 metrus de altitud.          
Se encontra rodeáu de bosquis de calvallu i castañu, práus, regatus… i us picus cun nevi gran parti du anu, cumu escenariu sempris inspiradol.
Foi concebíu cumo sala de exposición permanenti de pintura telúrica i cumu lugal pa u desarrollu de actividais.
Consta de un frontal acristaláu abertu á grandiosiai du val i da montaña, solu de meira i estufa de leña.
A finca ten magníficus árbulis, práu, duas pequenas albercas i rincóns pa u recollimentu.
Tallel da Montaña (i u  sei entornu), tamén é un espaciu abertu au encontru personal i au contactu armónicu cun a Mairi Terra.

TELURIA



                      



                                       (De tellus-telluris, La Tierra)

   Teluria es nuestra madre Tierra o si se prefiere nuestro padre Tierra. Son todos sus elementos, todos sus seres vivos e inertes. Es cada entidad física con su correspondiente aliento, como parte única integrante del Universo.
Es el humus que nos nutre, el agua que colma nuestra sed, el aire que nos oxigena.
También los fenómenos.
Somos nosotras y nosotros, homo sapiens, dependientes y agresores del ecosistema. Son nuestras culturas milenarias y cuanto emerge de nuestro interior.
Teluria, abarca todo lo terrenal, todo lo inherente al planeta. Comprende todo aquello que está aquí, cumpliendo unas leyes de existencia en un proceso evolutivo general.
El alma de Teluria fluye por cuanto existe distribuyéndose y recargándose a la vez en todo.
Existe un latido común en Teluria, el latido de sus fuerzas internas y externas. El hilo conductor de la energía telúrica.
Teluria camina. Las fuerzas que emanan del núcleo terráqueo central incandescente mantienen el giro sobre su propio eje.
Teluria viaja alrededor del Sol millones de km. por día. Al mismo tiempo, el Sol viaja alrededor de estructuras superiores a distancias y velocidades inimaginables.
El Sol es el corazón que bombea sangre universal al planeta. Acaso, existe un enorme canal a modo de cordón umbilical, portador continuo de impulso vital a la Tierra y sus habitantes. ¿Luz y calor exclusivamente?
Igualmente, el Sol es receptor de otro canal proveniente de su galaxia, la Vía Láctea y así “ad infinitum”.
Es probable que en el Cosmos haya un entramado insospechablemente gigante distribuidor de, digamos, energía universal divina (e.u.d).
Posiblemente, el “ADN” del Universo estaba en un “útero” relativamente minúsculo de masa casi infinita, preñado de rebosante e.u.d… antes de su alumbramiento en la Gran Explosión (Big-Bang). Acaso, Dios…o Diosa.
Teluria significa sabiduría. Belleza. Lealtad con la evolución. Oferta generosa de un paraíso, de calor vital, de aliento.
Nuestros pies la pisan. Nuestras manos la palpan. Nuestros ojos la perciben en toda su plenitud y biodiversidad. Nuestras bocas la saborean. Nuestros oídos la escuchan. Nuestros olfatos la huelen. Nuestras pieles… sienten y forman parte de Teluria.
También nuestras capacidades, nuestros sentimientos y nuestras sensibilidades… nuestra esencia, en definitiva.
Todo lo demás es intrascendente.


*Photo by Antòniu