jueves, 26 de mayo de 2011

   Una vez, cuando era pequeño y casi no sabía andar ni hablar, pude observar como los agricultores lanzaban granos de trigo a la tierra. Pasaron las semanas y con la llegada de la primavera vi nacer exuberantes trigales como por arte de magia. A la par que el cereal fue creciendo, algunos rebaños de vacas pastaban en las praderas cercanas a los campos de cultivo sin apenas moverse del mismo sitio durante horas y horas. Yo las divisaba estáticas, prácticamente inmóviles, perennes en la tierra... rumiando, siempre venga a rumiar. Entonces, yo deduje que las vacas también se sembraban en un momento determinado y que luego nacían. Me imaginaba a los mismos sembradores del trigo depositando en el suelo semillas de vaca que posteriormente habrían de germinar: Primero unas puntitas de cuerno, a continuación las orejas, seguidamente la cabeza entera, después el cuerpo con el rabo para espantar moscas, más tarde las patas, y por ultimo las pezuñas. Surgían de la nada y directamente comenzaban a comer hierba sin parar.

7 comentarios:

  1. qué ternura!

    sólo un niño puede ser tan adorable en la magia de su pensamiento, un niño y las vacas!

    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Ciao Antòniu.....la bellezza del tuo animo parte da lontano.......e arriva fino qui a piccoli passi....
    E' un privilegio averti incontrato.
    Un abbraccio con tutto il cuore.

    ResponderEliminar
  3. Ciao Red... muchas gracias por tus palabras. Para mí también ha sido un privilegio haber
    encontrado a ti y tu sensibilidad.
    Un abraccio con tutto il cuore

    ResponderEliminar
  4. As lembranças encantadoras de um menino criativo e sua vaquinha maravilhosa...abraços

    ResponderEliminar
  5. O importante é nâo esquecer que somos meninos com pele de adultos. Obrigado... abraços

    ResponderEliminar
  6. OTRO MUNDO SERIA SI FUERAMOS MAS NIÑOS EN NUESTRA ALMA , QUE DIFERENCIA HABRIA EN ESTE MUNDO !! HERMOSAS TUS PINTURAS !!

    ResponderEliminar