martes, 10 de junio de 2014

MARRUECOS... MATERIAL PICTÓRICO Y ALGO MÁS

   
  Hace algunas semanas, de nuevo, tuve la suerte de poder visitar Marruecos junto con unos amigos.
El principal objetivo, era realizar la ascensión al gran Toubkal (con sus casi 4.200 m, el tercer pico más alto de África)… y lo conseguimos, tras dos intensas y potentes jornadas entre paisajes alpinos de ensueño.
También nos dejamos caer por las alucinantes aldeas cercanas al lago Ifni, ancladas en el pasado… y por el propio lago, que nos cautivó con su espectacular majestuosidad más típica de Islandia o de Nueva Zelanda que supuestamente de un país africano.
Igualmente, como era de rigor, fuimos en busca de la mar… en Essaouira. Allí nos sumergimos en sus mágicas calles llenas de tiendas multicolores, de música, de gaviotas. Yo, como no, aproveché para adquirir material para mis cuadros, concretamente exóticos pigmentos que ya están aportando frescura a mis pinceles: amarillo azafrán (extracto de dicha especia que con el agua adquiere una textura algo gelatinosa y una primitiva tonalidad amarillenta con toques anaranjados), polvo fino de pétalos de rosa, azul Tuareg, azul Mogador, piedras en bruto de azul índigo, amarillo huevo, rojo Marrakech… ¡Una auténtica delicia!
Además, tuve la suerte de conocer en Essaouira a un magnífico pintor y ser humano: Mustapha El-Harchi. Recuerdo su asombrosa tenacidad en la boca para manejar con destreza los pinceles, su mirada cargada de autenticidad… Ahora pienso: “amigo, tus manos no pueden pero sí tu corazón… sí tu boca”
¡Gracias, una vez más, Al-Maghrib!     


No hay comentarios:

Publicar un comentario